viernes, 29 de junio de 2012

función y forma iv (intentando reformular)


estudiar el concepto de 'racionalidad económica' recurriendo al mandato de canguilhem implica un trabajo dialéctico pero dependiendo de la forma que entendamos 'racionalidad económica' ese trabajo adopta distintas formas. La 'racionalidad económica' se puede entender como una correspondencia entre las razones que tenemos para tomar una decisión y los medios movilizados para alcanzar la finalidad a la que apuntan aquellas razones: como una coherencia en la que está implicado el individuo. Para el estudio en economía de esta forma de racionalidad se suelen aplicar una serie de presupuestos relacionados con el desarrollo del marginalismo y que reducen todo valor a una medida homogénea con ciertas propiedades que hacen el análisis practicable. El resultado es una potente herramienta de análisis que ha sido utilizada a lo largo de todo el s. XX. Han sido muchas las críticas a este tipo de marco analítico, tanto a la concepción de racionalidad de la que se parte, como a los presupuestos que se aplican para el uso analítico de esa concepción. Aplicar [canguilhem] a esta forma de entender la racionalidad implica que tengamos que ir en busca de los límites y fronteras, excepciones y extravíos que presenta. Uno de los elementos es el del individualismo metodológico, otro el de la capacidad de cálculo del agente implicado (las capacidades cognitivas), otro sería el del recurso exclusivo al interés propio, también determinados supuestos como el papel de la consciencia y el conocimiento perfecto de aquello que es bueno para uno mismo. Esta búsqueda de los límites nos conducirá a la producción de una forma, la misma está en solidaridad con muchos de los resultados obtenidos por la economía de la conducta en su versión K&T. El segundo paso es más interesante y consiste en el recurso a Hegel. No lo completaremos en esta serie de entradas sino en otras (esperamos) y tiene que ver con la consideración del sujeto económico.
La 'racionalidad económica' también puede ser entendida como un proceso de evolución hacia una meta, una ordenación o coordinación de las conductas producida por las instituciones económicas que tiende hacia la eficiencia bajo las instituciones adecuadas (estoy pensando en los austriacos y asimilables). Aquí la correspondencia no es entre razones en el sentido de motivaciones individuales conscientes y medios para el logro de esos objetivos individuales, sino que depende de la relación entre resultados económicos e instituciones. Tanto el concurso consciente como el conocimiento y la creencia juegan un papel muy distinto al caso anterior. Existen presupuestos que ambas concepciones de la racionalidad pueden compartir, mientras que otros no: el énfasis en lo relacional por parte de los austríacos, la no necesidad de presuponer consciencia en los actos de los agentes, la posibilidad de resultados óptimos pese a que las capacidades cognitivas de los agentes sean limitadas... los límites de este modo de concepción de la racionalidad (esto es, los casos en los que los resultados dejan de ser racionales o aquellos en los que lo siguen siendo pese a que no se dan las condiciones predicadas en principio). Así tenemos los casos de instituciones mal diseñadas en las que las cargas y obligaciones distorsionan los incentivos de los agentes, o aquellos casos en el que los incentivos habituales no son precisos o juegan un papel distinto del habitual (zonas de distorsión y sombra), como los estudios realizados por la recientemente fallecida Elinor Ostrom. El primer caso sería un límite a la racionalidad tal como es entendida por los austriacos, en el segundo sería una excepción a la misma. Otra posible excepción, negada generalmente por estos, se da cuando las instituciones socialistas (continuemos con las groserías) lo hacen mejor que las descentralizadas. Y no se me ocurren más.
Tenemos también el caso del marxismo, no menos complejo que los anteriores. Por comodidad para la introducción del mismo recurriré a Moishe Postone para posicionarme puesto que actualmente estoy leyendo 'Tiempo, trabajo y dominación social'. En este libro postone realiza un análisis crítico del marxismo tradicional, al que nos referiremos. Aquello que es racional para el 'marxismo tradicional' veremos que implica e intentaremos analizar la posibilidad de producir forma a partir de él. Lo mismo haremos para la propia concepción de Postone.

G^3 (neuroeconomía)

Al final de la última entrada sobre introducimos el giro realizado por glimcher mediante el que la reflexología podría convertirse en la gran esperanza blanca para los funcionalistas:
'Reflexology is, at some level, an approach of this type. It relies on constraining the subject of study to a tiny deterministic linkage, fully characterizing that system, and identifying the minimal set of connections that can produce that linkage as if it were a goal.'
Quizás el problema no esté tanto en la posibilidad de utilizar un enfoque tal para el estudio de órganos animales como en la extensión de ese enfoque al estudio de la Economía. Pero no adelantemos acontecimientos. Si es quizás el momento de recordar que las relaciones entre la ciencia económica y la teoría de la evolución son tan antiguas como la teoría de la evolución misma y que si bien al principio fue la economía la que fue fuente de inspiración actualmente el sentido de la influencia se ha invertido, si bien esa influencia no es isomorfa dado que tiende a conectar determinadas visiones de la evolución con determinadas visiones de los procesos económicos. Marr definía previamente la meta y medía respecto de ella la eficiencia del sistema (la meta es maximizar la adaptación del organismo). Glimcher plantea la modificación del enfoque: no es el organismo sino los sistemas pequeños los que nos permiten la aplicación de una definición de la meta matemáticamente mensurable respecto de la que podamos medir la eficiencia. (Reflexología). Estudiando los sistemas respecto a una supuesta meta conseguimos un análisis de este tipo. En este punto glimcher hace descansar el futuro éxito o fracaso de su propuesta sobre la posibilidad de estudiar empíricamente qué tanto se aproximan los sistemas estudiados a las metas prácticas que persiguen. En boca de Glimcher mejor que en la mía:
'Marr's recognition of the value of stated computational goals, combined with the fact that biological systems probably cannot achieve computational goals perfectly, raises an empirical question upon which the computational approaches hinges. Given that we cannot assume a priori that evolved systems achieve evolutionary defined computational goals on theoretical grounds, we need to ask empirically just how close these systems come to achieviing those in practice. If, in practice, evolved sustems do even a fair job of approximating what we humans can define as a computational goal, then the strategy Marr advocates will be usefull. If evolutionary systems are forests of spandrels in which phyletic and architectural constraints do far more to shape organisms than do the problems these organisms face in the external world, then Marr's approach will be largely useless.'
Para abordar la evaluación de la eficiencia de los sistemas desarrolla dos tipos de aproximaciones al problema: primero mediante la selección de sistemas con metas computacionales que puedan ser clara y cuantitativamente especificadas desde un punto de vista matemático. Una segunda forma de abordar la eficiencia de un sistema es inferencial; consistiría en estudiar la evolución convergente de animales que viven bajo restricciones distintas (spandrels), de forma que emergen soluciones similares en ambientes distintos, sugiriendo esto la existencia de una meta común, de un mismo punto final.
Este es un punto crucial del libro puesto que él se define la estrategia a seguir y la piedra de toque del éxito o fracaso de la empresa propuesta por Glimcher. Encuentro cuestionable el movimiento de Glimcher respecto de un par de puntos. Son dos cosas las que me incomodan: la primera tiene que ver con la distinción de los planos teórico y práctico en glimcher y la segunda con la relación entre meta y 'sprandle'. el sistema visual es el escogido por Glimcher para aplicar esta estrategia, no nos detendremos mucho en él. Sin embargo esperaré a desarrollar el por qué de estas dos incomodidades más adelante, cuando la exposición de Glimcher sea completada.
La meta computacional que se propone estudiar Glimcher es la 'phototransduction'. El sistema de visión es altamente eficiente, en concreto se pregunta por el funcionamiento del sistema de reunión de información en condiciones de poca luz. [NOTA FUTURA 2: HEGEL Y LA NOCHE DEL MUNDO] La eficiencia (pp.157, 158) del ojo para la función estudiada es alta, sólo limitada por algunas limitaciones estructurales que hacen que se pierda alguna información o que pueda no ser procesada correctamente. Evidentemente la pregunta es si esto puede ser cierto para sistemas más complejos, dado que el caso de ojo es un caso especial: ha evolucionado casi desde el principio de la vida en la tierra adoptando infinidad de variedades bajo unas condiciones bastante estables en cuanto a las características de la luminosidad en la tierra. De hecho creo que hemos de entender las 'sprandels' más en ese sentido en este caso: una restricción estructural que no tiene que ver con la arquitectura orgánica sino con la arquitectura del ambiente en el que ejerce su actividad el órgano. Para defender la extensión de esta estrategia a sistemas más complejos recurre a la inferencia mediante el recurso a la teoría de la convergencia evolutiva. Recurre en concreto al caso mejor estudiado de convergencia evolutiva que es el de los llamados 'cichlid fishes'. Concluyendo:
'These data and others like them raise the question of whether the lessons we learn about evolution's apparent ability to optimize an organism's simple traits can be generalized to the study of computational goals in complex neurobiological or behavioral systems.'
La convergencia evolutiva estaría hablando de la posibilidad de otro tipo de convergencia, la de las metas computacionales definidas a priori y la evolución biológica de las especies, que tenderían a ser más eficientes. Cita a HoraceBarlow como pionero en este tipo de marco teórico, en los años 50:
'In essence, Barlow was arguing that he could both define a clear computational goal for sensory encoding on a priori grounds and find evidence of convergent evolution around that computational goal. As a result, Barlow's example comes very close to demonstrating that complex computational goals can be both defined theoretically and achieved biologically. Barlow's data suggest that Marr's computational approach may work. But even Barlow's example is fairly simple. sensory ecoding is a simple process when compared with something as complicated as finding a mate or searching for food. Can processes as complicated as these be modeled and studied with an evolutionarily based computanional approach?.'
para contestar a esta pregunta Glimcher propone el estudio de los módulos neuronales mediante la descripción de módulos de funcionamiento para los que se pudiese establecer una descripción matemática de esos módulos. Los puntos críticos de tal empresa son, tal como los plantea Glimcher, en primer lugar uno de escala: ¿cómo modularizar una función neuronal? Esto implica la selección de la escala de la arquitectura a la que funciona el cerebro. El segundo punto crítico consiste en demostrar que el sistema nervioso se estructura de forma que está orientado a logros para los que es capaz de alcanzar una cierta eficiencia, una eficiencia que nos permita hacer de las metas computacionales un punto de partida útil para el análisis neurobiológico. Denfiende que sí, que es posible establecer esa medición de eficiencia y que es posible también la medición de las desviación respecto de la misma que serían explicadas por restricciones estructurales a la G&L.
En este punto comienza la segunda parte del libro, que está dedicada a lo que Glimcher llama Neuroeconomía y que nos llevará al terreno del cálculo de probabilidades y la inferencia estadística (Pascal, Bayes, etc). Hay que señalar en este punto que existen distintas versiones de eso que se ha dado en llamar 'neuroeconomía', con discusiones interesantes al respecto en John B. Davis, Donn Ross, Gul & Pessendorfer, de las que me ocuparé otro día. con Glimcher nos situamos en la esfera de Ross y contra Gul. Estos serían los economistas que están actualmente intentando trasladar los desarrollos teóricos en neurociencia a la teoría económica. unos defienden un enfoque más neuronal, estudiando la respuesta a estímulos externos de esas unidades modulares de las que hemos hablado mientras que otros defienden un enfoque basado en el escaneo cerebral ante la solución de determinados cuestionarios que se plantean a los sujetos bajo estudio.

martes, 26 de junio de 2012

G³, (bifurcaciones 2)


Estos estudios se valían de esa circunstancia para estudiar la independencia funcional de los módulos dado que mediante ese aislamiento de cada hemisferio esa característica se ve acentuada. Y efectivamente, ambos hemisferios están altamente especializados, habitualmente realizando tareas de forma independiente, con distintas metas perseguidas por distintos módulos, existiendo habilidades específicas, por ejemplo el habla, que residen en lugares específicos del cerebro, con localizaciones neurobiológicas concretas. En este punto Glimcher cita a Baynes, (colaboradora de Gazzaniga) que señala como la tarea de la neurociencia cognitiva consiste en el desenmascaramiento de la aparente naturaleza unitaria de los sistemas de percepción; una especie de desmistificación de los sistemas cognitivos. Normalmente estos sistemas están distribuidos a lo largo de ambos hemisferios pese a que parecen uno sólo dado el cuerpo calloso que conecta los hemisferios realiza una labor integradora.
Estos hallazgos sobre el funcionamiento cognitivo del cerebro sigue sin resolver los problemas del marco de la meta a resolver. Siendo cierto que las problemas se resuelven mediante módulos que resuelven tareas separadas, siendo los módulos unidades de computación, no es posible saber cómo se forman esas metas ni cómo se circunscriben los problemas que resuelve cada módulo, qué define las metas a las que se enfrentan.

lunes, 25 de junio de 2012

G³, (bifurcaciones)


Después de un par de inefables semanas de imposible traslación no-viguesa intentamos volver al camino de la rutina y el hábito. Y pensamos que la mejor forma de hacerlo quizás sea retomando nuestro querido G³.
De los tres niveles de los que hablamos el otro día el primero tiene que ver con la teoría de la traslación de un tipo de información a otro tipo, requiere una teoría de los mapeados. La adecuación de los resultados de esa teoría hablaría de su bondad. En el medio estaría la elección de la representación adecuada a las entradas y salidas de información concretas, de cada problema específico; se trata de la selección del algoritmo a ser utilizado. Por último estaría la elección de la estructura material que pueda hacer posible ese cómputo. El nivel computacional es, seguramente, nos dice Glimcher, el nivel menos tratado desde el punto de vista de los reflejos (sherringtoniano). Es más importante para Murr el entendimiento de la naturaleza del problema que se quiere solucionar que la base material mediante la que el problema es resuelto. Sin embargo señala Glimcher una serie de deficiencias presentes en el enfoque de Marr. Establecer la relación que pueda existir entre cerebro y conducta es una cuestión bien compleja, habría que definir la meta computacional de toda una conducta. Sólo entonces en neurocientífico puede, nos dice Glimcher, determinar cómo el cerebro puede alcanzar esa meta.

miércoles, 20 de junio de 2012

función y forma iii (tª del valor subjetiva marxista)

"Un enfoque diferente refomurlaría el valor como una forma históricamente específica de la roqueza distinta de la riqueza material. Esto implica que el trabajo que genera el valor no puede entenderse en términos que sean transhistóricamente válidos para el trabjo en todas las formaciones sociales, sino en tanto que poseedor de un carácter socialmente determinado, específico de la formación social capitalista".

Tiempo, trabajo y dominación social. p. 184.

sábado, 16 de junio de 2012

función y forma (ii)

éticamente alguna forma de nihilismo aniquilador es precisa. Una creencia ontológica que no deje piedra sobre priedra arrojándonos a una especie de OOO. Un materialismo radical del nada-bueno existe. Las tragedias nos arrojan a ese nivel de humillación y humildad, Walt Disney no (o sí). Uno de los motivos por los que digo esto es esta conferencia de Deirdre McCloskey. En ella nos viene a decir que algo único sucedió entre los siglos XVII y XVIII en el noroeste europe que nos trajo prosperidad y riqueza como nunca antes. Fue un cambio ético y moral por el que por primera vez en la Historia se valoraron la libertad y la iniciativa privada. El resultado somos nosotros.
Hemos defendido desde este cuaderno la emergencia estructural como condición de lo nuevo sin identificar la causa de esa emergencia. Fue cuando hablamos de la vida y lo mental. No sé si la emergencia del capitalismo ha sido debida a eso que dice Deirdre, lo que aquí se defiende es la autonomía de lo nuevo respecto de aquello que le precede, incluida la consideración positiva de la libertad y la iniciativa privada. Lo nuevo -el capitalismo- puede desarrollarse sin la condición de su emergencia.
Deirdre habla en la conferencia de sus amigos marxistas, algunos de sus mejores amigos lo son, que ofrecen algunas explicación convincentes sobre determinado tipo de dinámicas sociales. Ella (Deirdre), cuando era él (Donald), fue troskista. Al igual que James buchanan y al igual que Hayek (y al igual que algún otro economista por mi muy querido) presumen de haber sido marxistas en su juventud señalándolo como una fase de ingenuidad que superaron al comenzar a estudiar economía. La ciencia económica sería el remedio, la doctrina, la medicina. Contra ese fervor juvenil que cual voruelas ataca pudiendo dejar marcas. El Che no vivió lo bastante; Fidel ha sido un necio petulante toda su vida. Uno de los amigos marxistas para Deirdre es Moishe Postone, comparten universidad y conferencias (de las que ahora mismo no encuentro el enlace, sorry).
El ejercicio propuesto al principio de esta entrada nos permite no ver en el capitalismo una bondad, recordando al mismo tiempo al ateísmo purificador defendido por S.Weil. No somos mejores que nuestra mierda. La política y la bondad se fundan sobre la comunidad de creyentes no sobre ningún tipo de objetividad planicie. El capitalismo no ha supuesto nada desde un punto de vista moral, no es un avance ni un mejoramiento, ni siquiera el aducido incremento de la riqueza, del bienestar material o de los sentimientos hedónicos. La moralidad no tiene nada que ver con ninguna de esas cuestiones.
En segundo lugar está la eficacia material. Deirdre es optimista respecto de nuestro futuro: inventaremos algo que nos libre del mal. "that's our shit": inventar arreglos. Dice que el crecimiento de la población es preocupante pero que algo haremos cuando llegue el momento. Ojalá que así sea. Dice que siempre ha habido burbujas y siempre las habrá, ese es el precio que debemos pagar, pero merece la pena. Sigo remitiéndome al ejercicio propuesto al principio de esta entrada.
Pues ahora no (nos vamos a la playa), pero acabaremos hablando de racionalidad, de fución y forma. De hecho, la conferencia de Deirdre es perfecta para contraponer esos elementos a la forma de ver el mundo de un marxista como Moishe. Y además son amigos.

jueves, 14 de junio de 2012

cookin churrasco

nos dicen desde tratarde que la mitad mejor de la humanidad es aquella que cuenta con mayor plasticidad neuronal y poseen hemisferios cerebrales mayormente integrados debido a que el cuerpo cayoso que los une es de mayor volumen. Ello produce una menor subordinación del hemisferio derecho al izquierdo y por lo tanto una menor subordinación de las emociones al lenguaje y al pensamiento abstracto. 
Desde aquí no queremos introducir argumentos evolucionistas que traten de explicar las diferencias por el recurso al problema que resuelven las funciones a ser estudiadas, (tales argumentos no van con nosotros). Sí volver a traer a mientes a Simone Weil para recordar que existe una gran diferencia entre la naturaleza de la necesidad y la del bien. (Diálogos de Melos).


*******


Además añadir que estoy preparando una segunda parte de 'función y forma', que me está llevando tiempo porque me baso en algunas cosas de 'tiempo, trabajo y dominación social', y estoy reconsiderando algunas cosas de las que hablaba en aquella entrada. Mañana o pasado, espero.

lunes, 11 de junio de 2012

G^3 (David Marr y la computación neuronal)

Nos falta bastante todavía para llegar al punto en que algo remotamente similar a la economía aparezca en este resumen de la obra de Glimcher. Conforme nos acerquemos los comentarios por mi parte irán siendo más extensos. La razón es que poco tengo que añadir a cuestiones que tienen que ver con la neurobiología. Lo que sí me llama la atención son las formas que tenemos de entender la actividad de aquello que estudiamos: la conducta refleja sherringtoniana, como la crítica a esa concepción viene da una concepción jerárquica de la psique, orientada a metas ordenadores (concepción desarrollada en centroeuropa), y el desarrollo de modelos que intentan explicar la conducta neuronal con el recurso a modelos de computación a partir de los 50 en EEUU. En esto de la computación se detiene Glimcher bastante dado que esta forma de entender lo que pasa en el cerebro es la que nos permitirá la conexión entre neurociencia y economía más avanzado el libro. Remite glimcher a los trabajos del equipo de Newsome y en concreto a los modelos de Shadlen en los que distintos grupos de neuronas compiten por producir una pauta de comportamiento en respuesta a un estímulo. Al tiempo se hace eco Glimcher, como 'decíamos ayer', de las limitaciones de los proyectos conductistas basados en el estudio de conductas animales que trabajan sobre tareas que previamente han sido enseñadas al animal (mediante premios a la respuesta correcta) para estudiar después esa conducta.

G^3 (debitada nota 3)

No hace mucho introduje unas notas a una entrada en la que hablaba de la transición de la neurobiología a la neurociencia. La primera de las notas se refería a la diferencia entre Economía de la Conducta y Conductismo (en versión reflexológica), la segunda sobre libertad y conductismo a propósito de una idea de Zizek sobre unos experimentos que relacionaban decisión y consciencia. Falta una tercera nota indicada en la entrada mencionada y que quedó en débito respecto al no lugar que constituye vuestra audiencia.
Decíamos que la segunda de las características por las que el enfoque sherringtoniano ha sido siempre tan atractivo tiene que ver con dos cuestiones, la segunda de las cuales era la de que la materialidad neuronal ('neural hardware') se reduce a la mínima y más simple expresión posible (la neurona y la sinápsis). Entra aquí la NOTA 3. Esa atracción de las formas de pensar lo neuronal por lo sherringtoniano introduce elementos de plasticidad al tratar las temáticas del aprendizaje y la sinapsis. Desde hace dos años, desde que leí "¿Qué hacer con nuestro cerebro?", de C. Malabou, me he preocupado de buscar en la literatura científica artículos que relacionen esos elementos. Y existe, y es abundante. En ella no sólo se habla de sinapsis y plasticidad en los procesos de aprendizaje sino que se introducen otros elementos como son los de las recompensas dopamínicas, que tiene que ver con lo que son los incentivos. No he leído todavía ninguno de esos artículos pese a que les he hechado un ojo, así por encima.

domingo, 10 de junio de 2012

ideas virales y gravedad

Existen días de felices coincidencias. Helen de Cruz nos habla de la gravedad asociada a las intuiciones, que poseen una especie patente de corso sobre las creencias humanoides. Además remite a un libro de Robert McCauley, "Why Religion Is Natural and Science Is Not", en que se defiende la idea de que las ideas religiosas se desarrollan naturalmente entre nosotros, sin necesidad de ningún esfuerzo social consciente. La ciencia no posee esa característica, constituyendo un logro en precario, en el sentido de que en cualquier momento se puede venir abajo, disipándose. Ya he citado en otra ocasión en este blog un artículo de Helen de Cruz sobre los números imaginarios, que siendo contrarios a nuestra intuición sobre la ontología de las cosas (que son) han supuesto un avance matemático con notables aplicaciones prácticas.
Bryan Levy ha publicado una entrada hoy que se refiere a la consideración de las ideas y la retórica desde un punto de vista materialista: habla de poblaciones de ideas y los medios que les son propicios, de su naturaleza viral, y del papel de la ideología materialista critica.

viernes, 8 de junio de 2012

variaciones

nos dicen los científicos que tomamos una decisión antes de ser conscientes de haberla tomado (menos de un segundo antes); más sorprendentes son los estudios que demuestran cómo puestos a resolver tareas de cálculo complejas es posible haberlas resuelto 10 o 20 minutos antes de que la solución se manifieste de forma consciente, pudiendo entonces nosotros agarrar el lápiz y escribir aquella cifra en concreto.
A veces tengo la sensación de que en el momento en que estoy a punto de dar una respuesta a algo la aparto, dejándola en espera. Se queda ahí, expresada como ciertos elementos que concuerdan pero que todavía no hablan por si solos. Ayer fue uno de esos días en los que decido ir al centro, el objetivo confeso suele ser una librería en concreto y lo que surja. Al final resultó todo en una tarde compras y consumismo. Dos libros (the wire + la ley de say ), un disco duro externo, unos cascos, y un helado de cucurucho.
me acuerdo cuando el profesor muleiro, mi profesor de filosofía en el intituto, hablaba del pneuma eterno, del ser del mundo que comenzó como la inspiración del todo. Los movimientos diafragmáticos para la inspiración y la expiración. El habla popular, cuando se cultiva, adquiere preferencia por un acompañamiento determinado de los movimientos diafragmáticos. El orden lógico en la construcción de las frases es aquel que tiene que ver con la completa expansión (contracción) del diafragma; son añadidas palabras hasta que el ritmo es cumplido. Ejemplos son las argucias gallegas al hablar que he también encontrado en otros lugares, como en esa gran película sobre el pneuma que es Sling Blade, y esa serie maravillosa que es The Wire. Estoy seguro de que los ejemplos son infinitos, en estos momentos soy consciente de estos tres.

miércoles, 6 de junio de 2012

G³ (de glimcher y más foresta: notas debitadas)


  • NOTA 1.
no puedo aquí evitar pensar entre el posible paralelo sobre la forma en la que se explica aquí aquello que es un (arco) reflejo y el diseño de experimentos en Economía Conductual. Cuando la economía estudia la toma de decisiones la economía conductual lo hace identificando los elementos que determinan esa elección: existe un conjunto de premios posibles conocidos de antemano, un espacio de elección que conduce a cada uno de esos premios, y una respuesta dada por el sujeto sobre el espacio. La economía de la conducta se encarga de estudiar las condiciones bajo las que esa respuesta no se adecua a la predicha por la teoría y se pregunta por qué. Sin embargo en la llamada Economía Experimental (V. Smith et al) la construcción es distinta: el objeto de estudio es la evolución de los procesos de elección, no la conducta de los agentes implicados.
Pero esa similitud es sólo aparente y un poco forzada. Existe otra similitud: el estudio de procesos no conscientes que establecen una planicie entre el hombre y el animal... aquello que se aparta de lo que sería una elección óptima (libre de pasiones y cálculos obtusos); así los objetos conductuales de estudio serían aquellos entorpecedores de optimalidad que deberían ser evitados (o aprovechados, no olvidemos los contratos y propagandas que se sirven de esas características conductuales como señuelos, no olvidemos a Taleb). En este sentido la Economía de la conducta es muy diferente del conductismo: la primera considera un subconjunto de elementos conductuales que afectan a la toma de decisiones, el segundo estudia todo aquello que concursa en la generación de respuestas orignidas por estímulos externos.
Por lo tanto existen dos formas en las que podemos considerar la similitud entre Economía de la conducta y conductismo psicológico (modalidad reflexología): una atendiendo a la similitud en la concepción de la actividad del sujeto (agente económico / sistema nervioso); la otra atendiendo al lugar que ocupa la conducta.

  • NOTA 2
 Graciosamente, como suele, Zizek nos habla de la libertad a la luz de esta clase de experimentos mentales. Lo hace a menudo, pero en este caso me refiero a una clase magistral del 2009 colgada recientemente en el youtube (20m30s). En esa parte se refiere a los científicos y filósofos que estudian la relación entre toma de decisiones y libertad; sobre todo en lo referido a la consciencia del momento de la decisión y su realización efectiva. A este respecto son famosos los experimentos de Benjamin Libet sobre toma de decisiones: demostró como la toma de la decisión se produce siempre un momento antes de que seamos conscientes de la misma. Debido a ello se cuestiona aquello que es la libertad y el papel de la conciencia; para que sirve algo que consiste en un registro de aquello que ya ha sido decidido. En este punto hace hincapié Zizek en un aspecto de la teoría desarrollada por Libet para la lectura de sus resultados, con regocijo para su parte más hegeliana, en la que dice que la libertad tiene un espacio conformado por la negatividad; sería una especie de bloqueo, de posibilidad de decir no a un proceso que ya está en marcha en nosotros. Yo creo que aquí el proceso consciente de reflexión juega un papel: hacemos cosas que rechazamos una vez ya hechas y que no sabemos por qué hemos hecho; ese proceso de reflexión es el que nos permite en el futuro corregir nuestras acciones cuando nos encontramos en proceso de volver a caer en aquello que detestamos en nosotros.

  • NOTA 3: (debitada)
(mañana más).

G³ (Glimcher y más fronda)

Mediante la presente continuamos con la descripción de la fronda que supone el mundo de la neurobiología. No sin antes adelantar que a esto seguirá un anexo con una seríe de notas filosóficas a algunas de las cosas que se dicen. Esas notas filosóficas son el objeto real de este trabajo y no son introducidas en el texto ahora por no marear. Se va indicando en el propio texto el lugar de las notas, que intentaré publicar por la tarde. 
pasa a defender que el piensa que la reflexología a la sherrington es la forma en la que hoy piensan la mayoría de los neurobiólogos (interpretando como se relacionan la conducta, el cerebro, y la mente). Y es ahora cuando introduce en el libro los resultados de sus estudios con monos (chimpancés) sobre decisiones guiadas perceptualmente sobre adónde mirar.

martes, 5 de junio de 2012

G³ (desarrollo Glimcher)


A partir de este momento realizaremos un breve repaso del libro de Glimcher, que considero muy interesante como resumen de cien años de estudio del sistema nervioso. Lo hace en torno a la idea de 'reflejo' en el sentido en el que lo definimos el otro día. Para completar este concepto debemos también acudir a una serie de conceptos complementarios. Por ejemplo debemos introducir la diferencia entre arco reflejo y arco aferente: el primero incluye toda la cadena que implica la célula nerviosa conectada con el receptor, la otra con el afector, y toda la cadena de estructuras que las conecta; el segundo consistiría en toda la cadena que conduce al afector pero que no lo incluye no a la célula nerviosa a el adjunta.