jueves, 5 de diciembre de 2013

lo difícil es comenzar

Llevo desde junio preprarándome para escribir la tesis. Desde hace meses creo que lo tengo, he hecho algún amago de comienzo, pero la cosa no acaba de sustanciarse. He llegado a pensar que se trata de alguna clase de temor, algún miedo.
Tengo un esquema aproximado que ya no varía en lo sustancial pero es como si no acabara de completarlo nunca: siempre hay algún hallazgo, o literatura que no he tenido en cuenta, o corriente que había subestimado. He conseguido ya hacerme la dichosa pregunta que quiero contestar, cuando leo algo normalmente sé cómo posicionarme o qué objetar.
Por las cuentas que he hecho debería comenzar justo ahora a escribir para poder tenerlo a tiempo y el caso es que en un twit de hace casi un mes Colin Camerer hizo referencita a una nueva estrella naciente en el firmamento de la Economía Conductual:  Tom Cunningham, ligando el twit con un artículo reciente suyo. Lo vi por encima e intuí que sí, se trataba de algo importante. Es un modelo que recoge algunos de los resultados más robustos para integrarlos en un modelo de formulación positiva. Es importante porque normalmente el trabajo conductual consiste en el intento de integración de sus resultados, de las excepciones a la racionalidad y los errores sistemáticos en modelos tradicionales de economía pura. Partir de una estructura explicativa distinta supone un paso de gigante.
Leyendo su introducción y la formulación del modelo se me ocurren muchas cosas pero está claro que debo integrarlo en la tesis. Además remite a una bibliografía interesante. El modelo que construye se basa en otro de Sims, un tipo alemán al que no conocía. En algo similar está trabajando Woodford. Ambos están en conctacto con las viejas estrellas del movimiento conductual y han participado en seminarios que esa gente lo cual garantiza la calidad de los resultados (i.e. no son dos locos que desde el extrarradio de la economía académica intental algo).
EL de Woodford no lo he leído aún pero pinta muy interesante. En el de Cunningham es de destacar el esquema de flujo de información en el que se basa para la construcción del modelo. Me encanta porque supone un intento explicativo a aprtir del que se podemos comenzar a hablar; no son anomalías que intentan ser integradas en lo viejo. Y además es fuente de ideas. Está claro que lo dificil es comenzar.