miércoles, 24 de agosto de 2016

La verdad (y el resentimiento)


Expresar lo que se siente no tiene que ver siempre con emociones inmediatas, con decir la verdad respecto de lo que sentimos ahora. El efecto del resentimiento sobre lo que queremos decir es un buen ejemplo de esto. Las heridas que no curan modifican nuestro carácter, como cuando una persona acaba con la columna deforme debido a un defecto en el oído interno, el cual modifica su sentido del equilibrio. Del mismo modo hay gente que expresa disconformidad con casi cualquier cosa, pareciéndole todo mal, quejándose por el sol y por la lluvia. La expresión de esos sentimientos no muestra la herida sentimental de la que proceden, pese a ser ése su origen.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario